T

res generaciones de la familia Tamayo han contribuido al desarrollo de la economía venezolana, desde 1903, cuando Don Porfirio Tamayo, con un capital de solo 47 Bolívares, comenzó a vender jabones y víveres, luego con el tiempo Don Porfirio pudo comprar un inmueble e instalar un modesto mayor de víveres, el cual estuvo a cargo de él y sus hijos, Guillermo y Eduardo Tamayo Rivero. Con el pasar del tiempo Tamayo & CIA., se convirtió en una empresa modelo en su género, gracias a su imagen de compañía progresista, firmas nacionales e internacionales han confiado el manejo exclusivo de sus productos de mayor prestigio.

Debido a nuestro crecimiento, en Tamayo & CIA hemos ampliado nuestras redes al interior del país, actualmente contamos con agencias en Caracas, Barcelona, Barquisimeto, San Cristóbal y con oficinas de ventas en Valencia, Maracaibo, Ciudad Bolívar, al igual con una empresa filial: Tamayo & CIA, de Margarita. Por otra parte proporcionamos empleo, directa e indirectamente, a muchos trabajadores, colaborando así con el desarrollo de Venezuela y siguiendo el ejemplo de venezolanos que creen en las posibilidades de nuestra tierra.